Empresarios del sector salud denuncian Gobierno ha rechazado incluirlos en el programa FASE

PERIODISMO360RD, SANTIAGO.-   Varios centros privados especializados en servicios de salud en la provincia de Santiago expresaron este viernes la preocupación de que el gobierno ha rechazado en varias ocasiones la solicitud que han hecho para  qu los  incluya en el Fondo de Asistencia Solidaria al Empleado (FASE), implementado para brindar apoyo a aquellas empresas han visto afectados sus ingresos económicos ante el cierre de sus establecimientos por la pandemia COVID-19.

Las empresas afectadas por la indiferencia del Gobierno son la Clínica Luna Vital, que dirige la Dra. Raquelina Luna, el Instituto de Reproducción y Ginecología del Cibao, que administran el  Dr. Ramón Espinal y la Dra. Yomaris Cepeda, la Clínica Bella Forma del Dr. Yuseff Serulle, la Unidad Oftalmológica Dr. Joaquín Lora C., Servicios Médicos PRP del Dr. Pedro Pérez Cos y la Clínica Cutis de la Dra. Solange Reynoso.

Expresan que “muchos empresarios del sector salud han cerrado completamente desde mediados de marzo, acogidos al llamado general de distancia social”.  Y añaden: “Creemos que dicha medida es altamente necesaria para el cuidado de nuestro propio personal y por cuidar la población general, como todos sabemos”.

A pesar de que aplauden la gestión del Gobierno de apoyar el sector empresarial a través del programa FASE, sin embargo, han sentido que el mismo es altamente injusto debido a que no fueron acogidos en el mismo.

“ El día 7 de este mismo mes nos movilizamos a través del Colegio Médico y las amables atenciones de su presidente Dr. Waldo Suero. También escribimos directamente al Lic. Gustavo Montalvo, ministro de la Presidencia, igual que muchos otros, levantamos nuestra voz. Al día siguiente, aparentemente se abrió una oportunidad pues nos instaron a volver a solicitar. Sin embargo, por segunda vez hemos sido rechazados, lo que nos parece no solo injusto, también irónico. La clase médica está al frente de todo esto y es la más maltratada”.

Exigen un trato justo, respeto e igualdad en el manejo de este programa de asistencia al empresariado y empleado, pues necesitan acción directa y efectiva para que su sector pueda ser justa y dignamente incluido.

¿En qué se diferencia FASE 1 de FASE 2?

El denominado FASE 1 es la parte del fondo que atiende a los trabajadores cuyos contratos fueron suspendidos por la situación que se presenta debido al COVID-19 y a los que espera cubrir un 70 % de su salario ordinario, siempre que ese porcentaje represente no menos de 5,000 pesos y un máximo de 8,500 pesos. El pago del 30 % restante por parte de la empresa no es obligatorio.

Entre tanto, FASE 2 está enfocado en los trabajadores de aquellas empresas manufactureras, micro, pequeñas y medianas que siguen operando y que no han suspendido a ningún trabajador.

EEUU: Congreso y Casa Blanca negocian rescate económico debido al coronavirus

WASHINGTON (AP).- Las negociaciones al más alto nivel entre el Congreso y la Casa Blanca sobre un gigantesco plan de rescate económico por más de un billón de dólares parecían avanzar la noche del sábado, mientras el presidente Donald Trump hacía un llamado a alcanzar un acuerdo para estabilizar a una nación paralizada por la pandemia del coronavirus.

En un momento de inquietud entre la población y de inestabilidad en los mercados, todas las partes dejaban entrever que un acuerdo estaba al alcance. El objetivo principal era conseguir que millones de trabajadores afectados de forma repentina por la crisis no se quedaran sin ingresos.

Las diferencias asimismo se han reducido durante las conversaciones sobre una especie de Plan Marshall para los hospitales y sobre el otorgamiento de créditos a las aerolíneas y otras grandes corporaciones que han tenido que dejar de funcionar debido al virus y la suspensión nacional de actividades. El Plan Marshall ayudó a reconstruir Europa Occidental después de la Segunda Guerra Mundial.

El líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, anunció el sábado por la noche que estaban “muy cerca” de alcanzar una resolución bipartisana.

McConnell dio instrucciones a los presidentes del comité para que elaborasen un borrador de proyecto. Los funcionarios han fijado una cantidad de casi 1,4 billones de dólares y afirman que con otras medidas de la Reserva Federal se podría inyectar dos billones de dólares a la economía de Estados Unidos.

“Estamos decididos a ofrecer la ayuda significativa que necesitan los estadounidenses, con la rapidez que requiere esta crisis”, dijo McConnell.

Un portavoz del líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo que “aún no hay un acuerdo”. Los demócratas estaban deseando leer el borrador y continuar las negociaciones, señaló el vocero Justin Goodman.

“Todo mundo está trabajando con ahínco y quiere una solución que sea la correcta, me parece que estamos muy cerca”, declaró Trump ante la prensa con un tono de confianza sobre la capacidad de la nación para superar pronto la pandemia.

En el Capitolio, el Senado convocó una sesión extraordinaria de fin de semana mientras los negociadores elaboraban con premura el plan de rescate. No estaba previsto anuncio alguno sino hasta por lo menos el domingo. El objetivo del Senado es efectuar una votación inicial el domingo y conseguir la aprobación en esa cámara para el lunes.

Urge actuar debido al gran aumento en las solicitudes de asistencia por desempleo, el cierre de empresas y la reapertura el lunes de los mercados financieros ávidos de señales de que Washington puede amortiguar la crisis de salud y lo que los expertos describen como una recesión inminente.

Trump se ha abstenido de abundar en detalles pero señaló el sábado que estaría cortejando a los principales negociadores.