Google reportará su rastreo de movilidad contra la covid-19 cada 48 horas

EFE.- Google reportará desde este miércoles, y cada 48 horas, los datos sobre movimientos de la población, con el fin de afinar aún más en la información que ofrece para la lucha contra una pandemia que ha provocado un nivel de confinamiento de un calibre difícil de imaginar hace unas semanas.

“Si me dicen hace un mes que esto iba a pasar, pensaría que era una locura”, asegura desde su casa en Montain View (California), el gerente de producto y miembro del equipo de Privacidad de Google, Miguel Guevara (Cuernavaca, México), que desvela, en una entrevista telefónica con EFE, cómo trabajan en su compañía “día y noche”, literalmente, para buscar fórmulas que otorguen herramientas a gobiernos e investigadores para atajar la covid-19.

Una de las iniciativas de Google pasa por difundir un informe estadístico sobre la movilidad en 131 países, extraído a partir de los datos de ubicación que comparten voluntariamente millones de usuarios en sus teléfonos móviles. Se trata de datos anónimos y agregados.

De momento, Google ha hecho públicos dos reportes, el primero el 3 de abril y el segundo el día 9. La idea es lanzar un tercero este miércoles y, a partir de ahí, actualizarlo cada 48 horas.

“Siempre lo hacemos de una forma muy respetuosa con la privacidad del usuario”, insiste.

Bajo esa premisa de privacidad, Google trabaja en hallar nuevos productos contra la pandemia y lo hace desde dos continentes diferentes: Europa (Múnich y Zúrich) y América, EE.UU. (Silicon Valley). “Cuando un equipo duerme, el otro trabaja y, viceversa. Así, incesantemente”, explica.

A corto plazo, el gigante estadounidense prevé ampliar este listado de 131 países y también la “granularidad” de estos informes, en el sentido de empezar a ofrecer datos a nivel de grandes ciudades, como Madrid o Nueva York y, probablemente, Los Ángeles, explica.

“¿Cuánto más allá se puede ir en la difusión de los datos?. No sabemos. Lo estamos estudiando”, reconoce este ingeniero, que advierte: “Si se reporta información por ejemplo de un pueblo de 100 habitantes, igual se vulneraría la privacidad del usuario. Es posible que solo haya una persona que va al parque”.

El objetivo es ofrecer el mayor número de datos posibles, pero siempre con la privacidad por delante, insiste.

Los resultados de los informes no se difunden de una forma inmediata: existe una latencia de entre 48 horas y 72 horas. El objetivo es poder “estar seguros de que la información que se ofrece es la correcta”.

Así, por ejemplo, en España, si se quisieran conocer los datos de movilidad registrados este lunes tras las nuevas medidas de confinamiento acordadas por el Gobierno, habría que esperar a la actualización de los datos de este miércoles, o, incluso, a la siguiente, afirma.

De momento, los dos informes de movilidad difundidos por Google coinciden en arrojar un descenso de la movilidad en el país en más de un 90 % en parques y lugares públicos.

Hacia los lugares de trabajo, la movilidad se redujo en un 68 % en España. La cuestión está en conocer ahora cuánto habrá variado este porcentaje desde este lunes con las nuevas medidas.

Guevara no se atreve a aventurar una cifra sobre cuántos datos se manejan en Google. Son millones y millones de ellos. Para hacerse una idea de la magnitud, lo explica así: cada vez que se hacen gráficas de corridas se tardan entre cuatro o cinco horas en procesar los datos, pese a los potentes soportes informáticos de la compañía.

Ingeniero de Telecomunicaciones por la Universidad de Ciudad de México y tras cursar estudios de postgrado con una beca en la Universidad de Harvard, Guevara empezó su trayectoria profesional trabajado en varias ONG, en México y Colombia. Ahora, forma parte de un equipo de doce ingenieros de Google.

El teletrabajo no le supone “un gran cambio”, teniendo en cuenta que la infraestructura de esta tecnológica “está bien diseñada para ello”.

A sus 31 años no vive su primer confinamiento. En 2019, pasó otro en México, de tres semanas, como consecuencia de la gripe porcina.

“La diferencia con la actualidad es la velocidad con la que ha sucedido y la escala. Todo el hemisferio norte está paralizado completamente”, afirma este ingeniero, al que le “entusiasma” trabajar en ayudar a la gente que está en primera línea de combate contra la covid-19. “Nadie se esperaba esto, pero ha pasado”.

Dominicano diseña proyecto de predicción sobre pandemia Covid-19

PERIODISMO360RD, SANTO DOMINGO.- El dominicano Freddy Manuel Núñez González diseñó un proyecto consistente en un sistema de predicción de epidemias, en especial en la actual pandemia del Coronavirus (Covid-19), que es capaz de monitorear y enviar el estatus de la temperatura de quien lo utilice.

Núñez González, joven tecnólogo y estudiante de ingeniería electrónica del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), sostuvo que hace tres meses nadie había escuchado hablar del Covid-19, el cual ha llegado a la mayoría de los países del mundo y ha causado más de 500 mil infecciones identificadas al 27 de marzo y no se cuantifica la cantidad de personas asintomáticas que hay contagiadas.

Indicó que el sistema que ha diseñado cuenta con geolocalización por medio a una aplicación que utiliza inteligencia artificial y que da un indicador de las posibles zonas a ser infectadas.

Apuntó que el dispositivo que está diseñado en forma de brazalete es colocado en el brazo.

“Este mide la temperatura constantemente y a partir de  los 38°C empieza a muestrear la frecuencia cardiaca para determinar una posible arritmia, y a la vez, detectar insuficiencia respiratoria”, dijo Núñez González,

El tecnólogo dio crédito al ingeniero Christian Martínez, quien junto a él trabaja en el diseño del citado proyecto.

Resaltó que el brazalete o dispositivo estará enlazado al Sistema de Emergencia 911 o directamente al Ministerio de Salud Pública de la República Dominicana.

Herramientas de espionaje podrían ser usadas contra virus

AP.- Varios países europeos están considerando usar herramientas de espionaje para luchar contra el coronavirus, lo que podría ayudar en los esfuerzos contra la enfermedad, pero también podría provocar denuncias de violación de privacidad.

Las herramientas incluirían aplicaciones en los celulares que ubican automáticamente al usuario, y que por lo tanto podrían detectar los movimientos de un portador del virus y de las personas con quien entra en contacto. La idea sería tener un mejor panorama de dónde están aumentando las infecciones, cómo se están propagando y cuándo es necesaria la imposición de una cuarentena.

Gran Bretaña, Alemania e Italia están entre los países que están considerado el uso de esas apps. Ello ha alarmado a los defensores de la privacidad, quienes temen que un espionaje colectivo de tal magnitud podría ser abusado si no es estrictamente vigilado y que las libertades civiles podrían terminar severamente coartadas.

“Estos son tiempos difíciles, pero no requieren el uso de tecnologías no probadas”, declaró un grupo activista en una carta abierta dirigida al Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña. Añadió que el espionaje podría violar derechos humanos sin servir a la causa de la lucha contra el virus.

A menos que la información recabada sea totalmente anónima, el espionaje marcaría una enorme diferencia con las gestiones actuales para contrarrestar la enfermedad en Europa mediante la telefonía celular, que se han basado en rastrear los desplazamientos de la gente en base a datos colectivos y no individuales. La policía italiana incluso ha comenzado a usar drones para hacer cumplir las restricciones sobre el desplazamiento.

Pero aun así hay un argumento a favor del espionaje, aun cuando podría atentar contra la privacidad: ha sido empleado por varios gobiernos asiáticos que han tenido éxito en contener la pandemia, como China, Taiwán, Hong Kong, Corea del Sur y Singapur.

La semana pasada, Israel aplicó la medida más drástica hasta ahora, al ordenarle a la agencia de seguridad Shin Bet usar los datos de ubicación geográfica de los celulares para rastrear los movimientos de los portadores del virus en las dos semanas recientes, a fin de elaborar un patrón de transmisión de la enfermedad. En el mundo de la epidemiología a esto se le llama “rastrear contactos” aunque usualmente implica solamente interrogar a los individuos enfermos sobre sus más recientes contactos personales.

Hasta ahora no hay indicios de que Estados Unidos esté planeando vigilar la ciudadanía de esta manera. Un vocero de la Oficina de Políticas Científicas y Tecnológicas de la Casa Blanca informó que esa entidad no está desarrollando ese app. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades no contestaron de inmediato un pedido de comentario de The Associated Press.