Aplazan Juegos Olímpico hasta 2021

TOKIO (AP).- Los Juegos Olímpicos de Tokio fueron pospuestos hasta 2021, poniendo fin a semanas de conjeturas de que la cita no se podía realizar como se había programado originalmente debido a la pandemia del coronavirus.

El Comité Olímpico Internacional tomó la decisión el martes tras consultar con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y los organizadores locales.

El COI señaló que los Juegos se disputarán “a más tardar en el verano de 2021”, pero mantendrán la denominación de Tokio 2020.

“En las circunstancias actuales y basándonos en la información brindada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) hoy, el presidente del COI y el primer ministro de Japón concluyeron que los Juegos de la XXXII Olimpiada en Tokio deben reprogramarse a una fecha que no sea en 2020 y a más en el verano de 2021, para salvaguardar la salud de los deportistas, todos los involucrados en los Juegos Olímpicos y la comunidad internacional”, dijo el COI en una declaración.

Antes del anuncio, Abe dijo que Bach estaba de acuerdo con su propuesta de posponerlos por un año.

“El presidente Bach dijo que estar de acuerdo ‘ciento por ciento’ y nos pusimos de acuerdo para que los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de Tokio sean no más allá del verano de 2021”, señaló Abe, destacando que realizar los Juegos el año entrante será “la demostración de la victoria de los seres humanos contra los contagios de coronavirus”.

La decisión era inevitable. La pandemia ha supuesto cierres de fronteras y la suspensión de eventos multitudinarios como eventos deportivos, además de restricciones al movimiento en multitud de países.

Aplazar el evento supone complicaciones logísticas como la disponibilidad de sedes en Japón, la alteración de los calendarios deportivos internacionales durante cualquiera que sea la nueva fecha seleccionada, el restablecimiento de los procesos de clasificación y otras consideraciones.

La decisión se tomó apenas horas después que los organizadores locales habían dicho que el relevo de la antorcha iba a continuar el jueves. Esos planes también cambiaron.

“De momento, la llama permanecerá guardada y a la vista en Fukushima”, dijo el presidente del comité organizador Yoshiro Mori.

Los Juegos Olímpicos nunca habían sido pospuesto, tan solo cancelados en el pasado debido a la guerra.

El COI y los organizadores de Tokio dijeron que confían que la decisión de posponer la cita permitirá al mundo recuperarse de la pandemia.

“Los líderes están de acuerdo de que los Juegos Olímpicos en Tokio pueden ser un faro de esperanza al mundo durante estos momentos difíciles y que la llama olímpica se convierta en la luz al final del túnel en el cual el mundo se encuentra en este momento”, dijo el COI. “Por eso, se acordó que la llama olímpica se quede en Japón. También de acordó que los Juegos retengan el nombre de Juegos Olímpicos y Paraolímpicos Tokio 2020”.

Herramientas de espionaje podrían ser usadas contra virus

AP.- Varios países europeos están considerando usar herramientas de espionaje para luchar contra el coronavirus, lo que podría ayudar en los esfuerzos contra la enfermedad, pero también podría provocar denuncias de violación de privacidad.

Las herramientas incluirían aplicaciones en los celulares que ubican automáticamente al usuario, y que por lo tanto podrían detectar los movimientos de un portador del virus y de las personas con quien entra en contacto. La idea sería tener un mejor panorama de dónde están aumentando las infecciones, cómo se están propagando y cuándo es necesaria la imposición de una cuarentena.

Gran Bretaña, Alemania e Italia están entre los países que están considerado el uso de esas apps. Ello ha alarmado a los defensores de la privacidad, quienes temen que un espionaje colectivo de tal magnitud podría ser abusado si no es estrictamente vigilado y que las libertades civiles podrían terminar severamente coartadas.

“Estos son tiempos difíciles, pero no requieren el uso de tecnologías no probadas”, declaró un grupo activista en una carta abierta dirigida al Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña. Añadió que el espionaje podría violar derechos humanos sin servir a la causa de la lucha contra el virus.

A menos que la información recabada sea totalmente anónima, el espionaje marcaría una enorme diferencia con las gestiones actuales para contrarrestar la enfermedad en Europa mediante la telefonía celular, que se han basado en rastrear los desplazamientos de la gente en base a datos colectivos y no individuales. La policía italiana incluso ha comenzado a usar drones para hacer cumplir las restricciones sobre el desplazamiento.

Pero aun así hay un argumento a favor del espionaje, aun cuando podría atentar contra la privacidad: ha sido empleado por varios gobiernos asiáticos que han tenido éxito en contener la pandemia, como China, Taiwán, Hong Kong, Corea del Sur y Singapur.

La semana pasada, Israel aplicó la medida más drástica hasta ahora, al ordenarle a la agencia de seguridad Shin Bet usar los datos de ubicación geográfica de los celulares para rastrear los movimientos de los portadores del virus en las dos semanas recientes, a fin de elaborar un patrón de transmisión de la enfermedad. En el mundo de la epidemiología a esto se le llama “rastrear contactos” aunque usualmente implica solamente interrogar a los individuos enfermos sobre sus más recientes contactos personales.

Hasta ahora no hay indicios de que Estados Unidos esté planeando vigilar la ciudadanía de esta manera. Un vocero de la Oficina de Políticas Científicas y Tecnológicas de la Casa Blanca informó que esa entidad no está desarrollando ese app. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades no contestaron de inmediato un pedido de comentario de The Associated Press.